Costos en Odontologia
Por el Doctor Nicolás José Ortiz

Crisis de la profesión...

La odontología no es ajena a sufrir las consecuencias de la crisis general que atraviesa el país; pero en nuestro caso, el ejercicio profesional está influido por distintos factores.

En base a este principio, en el año 2000 el Colegio de Odontólogos Distrito 1º de la provincia de Buenos Aires, creó una subcomisión de Análisis de la Crisis, la cual integré junto a las doctoras Liliana Sierra, Mirta Scavone y Marisa Pion.

Es de destacar que la formación de esa subcomisión surgió luego de discutir con algunos dirigentes de entidades gremiales, que no reconocían la existencia de una crisis en la profesión, defendiendo denodadamente los convenios firmados con las Obras Sociales, pese a que se mostraba la siguiente realidad (siempre mencionando la realidad del Distrito 1º que es donde ejerzo):

1/3 de odontólogos no podían cumplir con las obligaciones previsionales, muchos de los cuales con riesgos de afrontar juicios por falta de pago a la Caja de Odontólogos.

Aproximadamente 300 odontólogos excluidos forzosamente del sistema de atención por Obras Sociales.

Limitaciones para facturar por dichas Obras Sociales.

80 % en promedio de aranceles de Obras Sociales por debajo de Aranceles Éticos Mínimos, agravado seriamente luego de la salida de la Convertibilidad.

90% de la población sin atención odontológica.

___________________________________________________________________________

En mi opinión, de las conclusiones a que arribamos en esa oportunidad se puede entender que las causas de la Crisis son multifactoriales, y las podemos agrupar en:

1. De la política universitaria

2. De los sistemas de salud (obras sociales, prepagas, sistemas capitados...)

3. De los profesionales

4. De la situación socio económica

5. Del público

6. De las entidades odontológicas

___________________________________________________________________________

1. De la política universitaria

La abrumadora cantidad de estudiantes de odontología que ingresa año tras año, sumado a las restricciones presupuestarias con que se desenvuelven, condiciona la excelencia en la enseñanza en la mayoría de las facultades de odontología, egresando también una gran cantidad de odontólogos con un desconocimiento, en general, de las condiciones laborales a que se van a enfrentar.
No obstante, no estoy tan seguro que sea la cantidad de odontólogos la principal causa de la crisis laboral en la profesión, ya que hay un enorme sector de la población (93 % aprox.) con necesidades odontológicas sin satisfacer.

subir

2. De las obras sociales:

Los bajos presupuestos asignados a la atención de la salud buco-dental por parte de los sistemas de salud se traducen en:

Limitaciones en el padrón de prestadores

lista El desconocimiento de una verdadera odontología preventiva

Desactualización en el nomenclador

Normas de atención y auditoría muchas veces obsoletas

lista Falta de coherencia y actualización entre costos y aranceles en la mayoría de las prácticas

lista Incumplimiento de los convenios al atrasarse en los pagos o al realizar devoluciones injustificadas.

subir

3. De los profesionales:

Estoy convencido que la principal causa de la falta de trabajo en muchos consultorios se debe a que la odontología ofrecida es poco convocante para el público. Este punto está directamente ligado a las condiciones económicas en que se desenvuelve la atención, principalmente la que se realiza a través de obras sociales o prepagas.

Para entender este concepto debo aclarar que estoy absolutamente convencido que el público tiene avidez por recibir una odontología moderna, esencialmente preventiva, odontología que necesita tiempo y educación para la salud, para ser efectiva a través del tiempo. Ese “tiempo” hoy está negado en la atención, toda vez que nos vemos exigidos a citar pacientes cada 20 ó 30 minutos por una cuestión económica, ya que los aranceles suelen ser tan exiguos que es imposible dedicarle una hora completa a cada paciente, con el consiguiente stress tanto para el paciente como para el odontólogo, además del potencial descuido por las normas de bioseguridad o a los aspectos sicológicos de la atención odontológica.

Como consecuencia de esta situación vemos que a muchos colegas les falta trabajo, aún atendiendo por muchas obras sociales con coberturas de hasta el 100 % a sus afiliados.

Los problemas económicos en muchos profesionales, sumado a la falta de incentivo que tiene la capacitación de pos grado, ya que no es reconocida la Categorización Profesional, tiene como riesgo principal el desaliento a la inversión, tanto profesional (a través de cursos) como de infraestructura (falta de renovación de equipos e instrumental).

También la falta de capacitación en gerenciamiento y el desconocimiento de los costos, afecta la eficiencia y el rendimiento en la labor diaria.

subir

4. De la situación socio-económica general del país:

No es necesario analizar cómo influye en la atención odontológica, pero no se le puede cargar toda la culpa a este ítem, ya que de acuerdo al porcentaje de pacientes que se atiende, deberíamos pensar que el 93 % de la población no tiene ninguna capacidad de consumo. Sin embargo aún hoy un sector muy importante de ese total, dispone de medios para gastar su dinero en otras cosas, como por ejemplo en vacaciones, automóviles, indumentaria, electrodomésticos, etc.

En resumen el público va a gastar sus recursos (pocos o muchos) en aquellas cosas a que les dá valor. Obviamente a la odontología, la cual está desprestigiada, no le reconoce el verdadero valor que tiene.

subir

5. Del público:

La falta de una odontología atractiva hace pensar que el mantenimiento de la salud buco-dental, no se encuentre entre las prioridades de la mayoría de las personas. De esta manera muy poca gente estará de acuerdo con hacer un esfuerzo económico para invertir en su salud bucal, y se limita a aprovechar lo poco que su sistema de salud le ofrece. Inclusive, como dije anteriormente, aún con una cobertura completa por algún sistema, mucha gente escatima la consulta al odontólogo.

En este sentido, muchas personas siguen manifestando aprehensión a la atención odontológica (lo cual es incomprensible en el siglo XXI), tanto sea por malas experiencias, por temor a contraer enfermedades infecto contagiosas, por temor al dolor, por falta de información o por darle prioridad a otros problemas personales antes que al mantenimiento de la salud buco-dental.

6. De las Entidades Odontológicas:

Se hace imprescindible que cada entidad que tiene injerencia en la profesión, se esfuerce cada vez más en el cumplimiento de sus leyes y reglamentos para corregir los desvíos del sistema.

En este tema debemos recordar que las Instituciones Odontológicas en la República Argentina son en general, de 4 órdenes:

CIENTÍFICAS
COLEGIATURAS
PREVISIONALES
GREMIALES

Sin pretender en este trabajo desarrollar cada una de las funciones de estas instituciones, sólo pretendo señalar lo que para mí constituye un error en el cumplimiento de la ley; y es el hecho que en muchos casos se mezclan los roles y se superponen las funciones de una y otras.

Este hecho no sería importante (ya que legalmente los límites no son tan precisos) si se cumplieran con los principales objetivos que las leyes fijan para cada tipo de institución.

Por ejemplo: La Caja de Odontólogos, Distrito I en la provincia de Bs. As. (Institución Previsional) presenta buenas oportunidades de Turismo, pero el alto costo que tiene el mantenimiento del sistema previsional y de obra social ha llevado a que prácticamente la tercera parte de los odontólogos no puedan pagar los aportes respectivos (que son obligatorios por ley) pudiendo perder inclusive, su patrimonio por ese incumplimiento. No podemos ignorar que el sector Turismo dio enormes pérdidas en el pasado, como las mismas autoridades lo han reconocido en su oportunidad.

Otro ejemplo: El Colegio de Odontólogos Distrito I, muestra los beneficios de su Escuela de Posgrado (beneficios que son absolutamente reales) pero no logra dar respuestas concretas a la profunda crisis que vive la profesión.

Otro ejemplo: Las entidades gremiales (responsables de las firmas de los convenios con las Obras Sociales o empresas de Medicina Prepaga) no logran resolver el problema del ejercicio profesional, de la gran cantidad de odontólogos que están arbitrariamente excluidos de esos convenios (por el Corralito que han cerrado para que no ingresen más odontólogos al sistema), como tampoco han encontrado soluciones para los magros aranceles que presentan dichos convenios, pero ofrecen seguros por incapacidad temporaria (tema que debería ser exclusivo de las Entidades Previsionales) o copas de leche.

subir

Insisto en que no veo ningún problema que todas las instituciones opinen o actúen sobre todos los aspectos del ejercicio profesional, pero sólo después que demuestren que cumplen con los objetivos principales que justifiquen su existencia. Un ejemplo de ello sería que el Colegio de Odontólogos avance en el cumplimiento de la ley 12754, especialmente en su artículo 5º.

Sería un gran aporte para la profesión que cada Entidad reconozca el área que le compete principalmente a cada una de las otras Instituciones, sin egoísmos y sin luchas efímeras por espacios de poder, avanzando de esta manera con la unidad de la profesión que tanto declaman sus dirigentes.

Tengo la firme convicción que sólo a través de la realización de un correcto diagnóstico de la crisis (luego de reconocerla), con un alto sentido autocrítico, se podrá revertir esta situación, ya que las condiciones de atención actuales han llevado en líneas generales a la DESJERARQUIZACION de la profesión.

Sólo logrando la JERARQUIZACIÓN de la profesión encontraremos el camino para salir de la crisis.

Dr. Nicolás J. Ortiz
dr_ortiz@costosenodontologia.com.ar

volver

dinadentalricardoschaferripanonovacek

Última actualización: Martes 16 Agosto, 2016