Costos en Odontologia
Por el Doctor Nicolás José Ortiz

Categorización profesional

Un Camino Para Salir de la Crisis

(Por la importancia de este tema, me resultó imposible condensarlo más,
para su rápida lectura)

La Asamblea Anual Ordinaria del Distrito I del Colegio de Odontólogos de la Provincia de Buenos Aires, ha votado mayoritariamente el Arancel Mínimo para las Prestaciones Odontológicas por Categorías Profesionales, de acuerdo a lo que dispone la Ley provincial 12.754 vigente desde octubre del 2001.

Lo trascendente de esta decisión es que a partir de ahora el arancel votado va a afectar también a las obras sociales y empresas de medicina pre-paga.

En la Asamblea (lamentablemente poco concurrida) hubo algunas opiniones en contra advirtiendo el riesgo que significaba para el sistema de obras sociales aprobar la Categorización Profesional. Advertencias que son absolutamente entendibles, porque aprobar la Categorización Profesional significa realizar un cambio estructural muy profundo.

Todo gran cambio produce grandes temores y, por supuesto, grandes riesgos. Pero hay que entender que no cambiar, resignándose a la crisis sin intentar otras alternativas, significa un riesgo mucho mayor, de consecuencias deprimentes.

Esas voces advertían que se ponía en riesgo la fuente de trabajo de muchos odontólogos que hoy son prestadores de los sistemas de atención de OOSS, pero no explicaban cómo, dentro del esquema clásico de Arancel Único, se iba a hacer justicia con la enorme cantidad de colegas que están excluidos del sistema, que no los dejan entrar al mercado laboral porque se reconoce la falta de recursos de las mutuales para poder dar trabajo a todos, o se ponen todo tipo de trabas para poder ingresar (cupos, montos de dinero para ingresar, cursos de ¿ética?, etc.); como tampoco se explicaba cómo realizar una odontología ortodoxa, que le asegure la salud de la población, con aranceles groseramente (en muchos casos) por debajo de los costos. Sólo se pretendía defender la fuente de trabajo de los colegas que han logrado entrar al sistema (a cualquier precio).

Pero, qué es la Categorización Profesional, y por qué afirmo que es el camino para salir de la crisis.

El Consejo Superior del Colegio de Odontólogos de la provincia de Buenos Aires (autoridad máxima en la provincia responsable de la legalización del ejercicio profesional) aprobó las normas de categorización en el año 1994.

En el mes de octubre de ese mismo año, la C.O.R.A. (Confederación Odontológica de la República Argentina), máxima entidad gremial de la República Argentina desarrolló el “Programa Nacional de Garantía de Calidad de la Atención Odontológica”, en donde se puede leer una muy coherente propuesta sobre el camino a seguir para asegurar una odontología de primer nivel. Entre otras cosa se puede leer:

“La CORA ha considerado de interés prioritario, a la jerarquización de la profesión”

“Es necesario ofrecer a la población un recurso humano altamente capacitado con la mejor infraestructura posible”

“No debemos olvidarnos que para permitir la concreción de estas pautas, también es importante el reconocimiento de la tarea desarrollada por el profesional con una retribución digna y justa”

“Una vez analizado el cuadro de situación, el criterio adoptado fue Categorizar el recurso humano y la capacidad instalada”

“Para desarrollar la Categorización se ha tenido en cuenta no sólo la antigüedad, que hace a la experiencia tan meritoria en nuestro trabajo, sino también a la capacitación que es la fuente principal del conocimiento”

“Es así como se verá reflejada una diferencia entre aquel profesional recién recibido, apto para la actividad profesional, con aquel que en el transcurrir del tiempo se actualiza permanentemente buscando brindarse de manera óptima en su trabajo, combinando la sabiduría de la experiencia con el saber. Es imprescindible reconocer y motivar a aquellos que transiten por esta senda” (¡¡¡!!!)

“Somos concientes de que este aspecto, el de la Categorización del recurso humano, puede ser modificado en la medida que se presenten las circunstancias, pero es un gran paso el que se ha dado, ya que parte del consenso general de las Instituciones

Por su parte el Distrito I del Colegio de Odontólogos de la Pcia. de Bs. As. decía en varios boletines:

Julio / 1997: “Se realizan reuniones con los integrantes de la AOB (Agremiación Odontológica de La Plata, Berisso y Ensenada) y de la SOLP (Sociedad Odontológica de La Plata) –ambas entidades gremiales actuantes en este Distrito -. Nos mueve la decisión de compartir con ambas Instituciones la formación de una comisión donde puedan trabajar todos en conjunto con esta colegiatura para concretar la Categorización Profesional como una opción ineludible” (¡¡¡!!!)

Agosto / 1997: “...uno de nuestros principales compromisos fue el de impulsar la Categorización Profesional. Continúan en la Sede del Colegio las reuniones interinstitucionales con miembros de SOLP y AOB con el objetivo de obtener las más transparentes normas para la implementación de la Categorización del ejercicio profesional”

Noviembre / 1997: “Se ha puesto en marcha la Categorización Regional realizada por este Colegio junto a la SOLP y la AOA. Se recibirán las planillas a partir del 10-NOV-97, según el siguiente cronograma...”

Además la Sociedad Odontológica de La Plata dijo sobre Categorización Profesional en sendas notas editoriales de su Revista:

Revista nº 20 – 1998: “...desde estas páginas instamos a los colegas hacia su educación continua y permanente como fuente de reaseguro profesional. Por ello impulsamos conjuntamente con el Colegio de Odontólogos la Categorización Profesional, y estamos dispuestos a abrazar los nuevos desafíos de la Acreditación de los consultorios”

Revista nº 27 – 2001: “Los tiempos que corren necesitan de grandes voluntades inquebrantables dispuestas a trabajar para el desarrollo de la profesión, para recuperar en nuestros consultorios la rentabilidad que paulatinamente se ha ido perdiendo. Pensamos desde siempre que no existe mejor llave de éxito profesional que la educación continua y permanente (pilar fundamental de la Entidad). Sin lugar a dudas nuestro prestigio profesional nos permitirá aumentar nuestra inserción laboral en el mercado (¡¡¡¡!!!!). El problema es cómo hacer que las OOSS y empresas de medicina prepaga transformen ese reconocimiento que realizan sus afiliados en honorarios para nuestros prestadores...”

Se desprende de todas esas notas institucionales que, por fin se logró la unidad de criterio, un amplio consenso (muy difícil de conseguir como lo afirmo en otra nota de este sitio web) en el tema Categorización Profesional. Por ello cuesta entender por qué todo quedó en una simple declamación, y por qué en la Asamblea hubo oposición de algunos miembros de esas mismas Instituciones a que por fin se concrete definitivamente la tan fundamentada Categorización, siendo que se demuestra, por sus mismas declaraciones, que es el camino idóneo para salir de la crisis.

Estoy convencido que son las dificultades políticas las que demoraron el cambio de estructuras, como también la falta de una herramienta esencial para el cambio: una estructura de Costos y Aranceles coherente para su aplicación.

Mi aporte a este cambio es mi Estudio de Costos y Aranceles que presenté en la Asamblea y que por fin, la voluntad de la mayoría presente, aprobó.

Obviamente, sería ideal que las autoridades estatales otorguen todos los recursos necesarios para cubrir totalmente los “costos realistas” de una odontología jerarquizada. Sabemos que esto es absolutamente imposible en las actuales condiciones económicas del país (1), y que pretender desarrollar un ejercicio profesional con los magros recursos existentes, condena a los odontólogos a la mediocridad, a la frustración y a los conflictos entre colegas por disputar el escaso campo laboral que esta situación a generado, como así también al abandono por parte de los pacientes al tratamiento odontológico.

El camino que propusieron las Instituciones desde el año 1994 es el único posible ya que a través de la Jerarquización de la profesión, el público hará su propio esfuerzo y aporte económico para su atención ¡sólo luego que se le demuestre que el servicio que va a recibir, realmente vale!

En definitiva, la propuesta que se aprobó en la Asamblea es la de defender la Categorización Profesional, como camino para recuperar la Jerarquización de la profesión, a partir del reconocimiento “realista” de los costos de la odontología. Que los sistemas de seguridad social aporten el presupuesto que esté a su alcance, y que el público aporte el resto (y que lo deje de aportar el odontólogo como lo viene realizando hasta ahora).

Ahora sólo resta esperar que las Instituciones respondan con coherencia a lo que declamaron durante tantos años, que cumplan con la ley 12754, que sepan interpretar que los matriculados están esperando de los dirigentes un cambio profundo, que se reglamente con transparencia y celeridad, para que el resultado sea el que merece la profesión.

Dr. Nicolás J. Ortiz
dr_ortiz@costosenodontologia.com.ar

volver

________________________________________________________________________

(1) (es de recordar que la cobertura completa en odontología por parte del Estado no ocurre en la mayoría de los países, justamente por el costo elevado de la profesión)

 

dinadentalricardoschaferripanonovacek

Última actualización: Martes 16 Agosto, 2016