Costos en Odontologia
Por el Doctor Nicolás José Ortiz

Qué debe conocer un inversor
para revitalizar su inversión

Por el Dr. Mario N. Silber
 mariosilber@speedy.com.ar
silber@coopenet.com.ar

volver

Inversor es quien emplea capital en adquirir valores mobiliarios, créditos, acciones o parte de una empresa o sociedad, para obtener una renta.

Especulador es quien aprovecha sus conocimientos para obtener una renta, a veces de manera abusiva. La renta es el beneficio o cantidad de dinero producido por un capital durante cierto tiempo.

Pero ambos son indispensables en los mercados de capitales.

Según algunos autores el inversor es un especulador frustrado, no coincido con ellos en esta interpretación, aunque sí podemos clasificar a los inversores  en distintos grupos.

Pequeños inversores: son aquellos con poco volumen de dinero disponible para la inversión, para nuestro caso sería lógico hablar de montos de menos de U$ 20,000.

Medianos inversores: quienes pueden o aceptan destinar hasta U$ 50,000.

Inversores sofisticados: quienes aplican montos mayores a la inversión o no tiene problemas de liquidez para poder esperar en el tiempo los resultados, son quienes comprenden, consienten y pueden asumir el riesgo económico que implica efectuar ciertos tipos de inversiones.

Puede parecer un poco arbitraría mi clasificación, pero es aplicable a nuestro medio.

Países como EE.UU., protegen por ley, a los dos primeros tipos de inversores, ya que se supone, que no están en condiciones de discernir cuál activo es el más conveniente, y son mayoritariamente influenciados por terceros: asesores, managers, bancos, publicaciones, noticias (frecuentemente tardías), etc.

Muchas naciones europeas, actúan de igual forma, por caso el de Dinamarca, donde la cobertura asciende hasta los  € 44,000.

En Argentina, se plasmó una ley similar en Septiembre / Octubre del 2001, pero fue incumplida por nuestro gobierno unos pocos meses más tarde.

Todo el capital que un inversor esté dispuesto a destinar en los mercados, en general y siempre que fuera legal, proviene de los ahorros, derivado de la división del ingreso, en consumo y ahorro.

Según sean sus ingresos actuales o su estimación de ingresos futuros, junto con factores psicológicos o de su historia personal, serán los elementos que determinen cuanto está dispuesto a invertir.

Depender de nuestro país para los últimos años de nuestras vidas, no sería seguro; las cajas de jubilación privadas se encuentran en crisis, y sólo las AFJP, podrán cubrir a quienes periódica y regularmente aportan, que son los menos, pero ¿que pasará con el resto?

Incluso nuestras AFJP, tienen sus carteras repletas de títulos de deuda argentina, obligadas éstas, a incorporarlos, por presión de nuestros sucesivos gobiernos; ¿creen que se podrán pagar esos títulos?, ¿creen que nunca más haremos un default?, este último es el 5º en nuestra historia, el primero viene con los albores de la patria, lo declaró Bernardino Rivadavia; quienes nos siguen sólo lo hicieron una vez: México, Rusia, Brasil, Ecuador, etc.

En mi parecer, también, depender de la solidaridad estatal, sería un error.

Las inversiones en tiempos de bonanza y de alta productividad de nuestras vidas, puede ser la solución para mantener nuestro nivel de vida en el futuro.

La personalidad de cada uno define el perfil de inversor que somos, pero no es sólo eso, para evaluar dicho perfil debemos tener en cuenta otros elementos. En líneas generales podemos decir que cuanto más joven, el potencial inversor, más agresivo será en sus inversiones, y con el paso de los años lo hará más reflexivamente.

Aunque no siempre será así, porque las necesidades que puedan surgir en el tiempo, producirá cambios en dicha conducta.

Los mercados se mueven por dos sentimientos principalmente: el miedo y la codicia. Tanto uno como otro, pueden se muchas veces los peores consejeros en este apasionante mundo de las finanzas.

Muchos autores clasifican a las inversiones, según la aversión al riesgo de los inversores, en: de bajo, de mediano, y de alto riesgo.

Toda inversión conlleva un riesgo implícito, y aunque sea mínimo lo posee.

Otro factor muy importante a tener en cuenta es el Tiempo,  esto se traduce en el período necesario para lograr un determinado objetivo de renta.

A mayor tiempo, las posibilidades de mejores resultados es más alta, eso se daría, por que el tiempo atenuaría la volatilidad intrínseca que posee cualquier  activo.

Llamamos volatilidad a la variabilidad de precios de dicho activo en un período determinado.

Para definirlo claramente, según mi concepción, el especulador vive de esa volatilidad en los mercados donde participa, el inversor está interesado en un proceso de mayor plazo, donde los análisis sobre el activo puedan realizarse con mayor precisión. Sería el tiempo quien atemperaría estos riesgos.

Junto con el asesor, el inversor deberá definir la disponibilidad de recursos, objetivos de rendimiento esperados, establecer un nivel de riesgo aceptable a su psicología, y luego analizar las distintas alternativas de inversión.

Como siempre invertir nos implica un riesgo, entonces podemos optar por:

Diversificar la inversión, como norma cuanto menor sea el riesgo que se está dispuesto a asumir, mayor deberá ser la diversificación de la cartera.

Estipular de antemano pérdidas y ganancias: asignando un máximo de pérdidas y  asegurando una ganancias aunque pueda ser menor.

Los riesgos del inversor:

PRECIO: se basa en la posibilidad de conservar el activo hasta su vencimiento o desprenderse de él antes.

INFLACIÓN: es el riesgo de ver disminuido el rendimiento final por causas del mismo.

LIQUIDEZ: tiene que ver con la posibilidad de desprenderse del activo en el momento deseado, y dependerá de los volúmenes negociados de dichos instrumentos.

IMCUMPLIMIENTO: es el riesgo de incumplimiento del emisor (ej.: gobiernos, empresas, etc.)

MONEDA: relacionado con variaciones del tipo de cambio.

Un inversor puede manejar sus propias inversiones, pero también puede dejar en manos de un asesor experimentado, esas decisiones que le obligarían a estudiar mucho y a distraer gran parte de su tiempo.

El asesor por su parte deberá conocer muy bien el perfil de ese inversor.

La definición de objetivos a alcanzar difieren entre los plazos elegidos.

La mayoría desea (y a modo de ejemplo): liquidez en el corto plazo, utilizar el dinero para planear un viaje o ampliar la casa en el mediano plazo, y ahorrar a futuro para mantener el actual estándar de vida y si fuera posible, legarle algo a la familia.

La política de inversión nos permite determinar cómo se aplicaran los recursos para la inversión, provenientes de dos fuentes: ahorros acumulados y capacidad de generar nuevos ingresos en el futuro, además la re-inversión de los ingresos futuros generados por la actual inversión,  que podría destinarse a incrementar la misma.

Definir una buena cartera de inversión, depende de la correcta composición de los activos financieros elegidos y del timing, o sea el momento oportuno de la elección de cada activo en cuestión.

La diversificación, necesaria pero no imprescindible, afecta al riesgo y a la rentabilidad.

La diversificación nos permitía acotar riesgos pero también acotamos las posibles ganancias; no es justamente lo que un inversor agresivo haría.

Ya sabemos, por los estudios realizados al respecto, que una cartera de entre 5 y 10 activos diferentes son más que suficientes para diversificar. Recuerden que más, sólo lograría complicar a su asesor o a ustedes mismos.

Otras teorías apoyan la no diversificación, son las menos, pero con resultados altamente efectivos como los de Warren Buffet, que sugería controlar bien la inversión y no diversificar, concentrándose en no más de uno o dos activos.

Aplicando cualquiera de las variantes, siempre deberá mantenerse un equilibrio entre lo más seguro, lo riesgoso, y lo rentable.

El inversor deberá mantenerse informado periódicamente y su asesor realizar los ajustes que correspondan para mantener los objetivos previstos.

Las circunstancias en la que se decide la conformación de una cartera, varía con el tiempo y quien la maneje debe estar preparado para su modificación si la situación cambia. Se equivoca el que mantiene un determinado activo en cartera por tiempo indefinido, los mejores asesores son los más flexibles de criterio.

Por ello, los bancos con sus Fondos Comunes, mantienen carteras demasiado estáticas para las circunstancias actuales de los mercados financieros locales e internacionales.

INSTRUMENTOS FINANCIEROS DISPONIBLES: Acciones locales y extranjeras (Cedears) cotizando en bolsa local, Acciones de empresas locales cotizando en el extranjero (Adrs), Títulos Públicos Nacionales, Provinciales y Obligaciones Negociables de empresas, Fideicomisos Financieros, Opciones, Futuros, Swaps, Letras del Tesoro, Letras y Notas del Banco Central, Commodities, Divisas, Metales, Fondos Comunes de Inversión, Cajas de ahorro, Plazos Fijos, Fowards, Warrants, Hedge Funds, Cauciones bursátiles, etc.

BIBLIOGRAFÍA

Todo sobre la bolsa. Acerca del dinero. Los toros y los osos. José Meli Mundi. Dolmen Ediciones.

Análisis técnico Bursátil. Oscar Elvira-Xavier Puig. Gestión 2000.

ABC de Acciones y Bonos. Mariano Rodríguez-Javier García Fronti. Omicron System S. A.

Padre rico, padre pobre. Robert Kiyosaki. Time & money Network editions.

Guía para Invertir. R. Kiyosaki y Sharon L. Letcher. Aguilar, Altea, Taurus, Alfaguara, S. A. 1º ed. 2005.

Emprendimiento y Análisis Financiero. Escuela de Traders. 3º etapa. 2004

Introducción a los instrumentos de mercado. IAMC. M. Erpen, G. Stirparo. 2005.

Operaciones Bursátiles y Sistema de Negociación. IAMC. A. Más, C. Zuchoviki. 2005.

Marco y Aspectos normativos. IAMC. P. Persivale. 2005.

Herramientas de análisis para Inversión. IAMC. S. Olivo, C. Alvarez de Toledo, C. Zuchoviki. 2005.

Técnicas de gráficos para rentabilizar las inversiones en bolsa. Brian J. Millard. Ed. Diaz De Santos. 1995

El Análisis Técnico Bursátil. José Imanol Delgado Ugarte. Ed. Diaz de Santos. 1998

Invierta con éxito en la bolsa de valores. Leopoldo Sánchez Cantú y Col. Pearson Educación de México. 1º ed. 2000

volver

 

dinadentalricardoschaferripanonovacek

Última actualización: Martes 16 Agosto, 2016