Costos en Odontologia
Por el Doctor Nicolás José Ortiz

Inversiones para principiantes
Fondos Comunes de Inversión

Por el Dr. Mario N. Silber
 mariosilber@speedy.com.ar
silber@coopenet.com.ar

volver

Se suele creer que se debe conocer muchísimo acerca de inversiones, o poseer estudios especiales, conocimientos de matemática financiera, etc., para poder invertir.

El avance actual de los instrumentos financieros, permite al interesado en realizar inversiones y obtener un beneficio de ello, participar de los mercados de capitales, sin por ello tener que ser un experto en finanzas.

Inclusive, la realidad es, que ninguno de los grandes inversores mundialmente famosos, tiene título de master en finanzas o similar.

Muchos todavía creen que obtener intereses es algo malo, pero esto comenzó con la civilización, allá por el Asia menor hace alrededor de 6000 años, y colaboró para que los seres humanos realizaran avances en muchos campos, desde el progresivo aumento del confort hasta adelantos de la ciencia, tratamientos para enfermedades, descubrimientos, tecnología,  obras arquitectónicas, etc.

Apareció, luego del trueque, elementos antecesores de la moneda acuñada, como fueron: la sal, el cuero, el oro y la plata; siendo utilizados como pago por bienes y servicios.

Esto conllevó a posteriori a percibirse un adicional por no disponer de dicho elemento de intercambio por un tiempo determinado, de parte de quien solicitó ese préstamo por razones particulares, surgiendo el llamado interés.

La moneda, permitió el intercambio comercial de una manera más ágil, y se le dio un valor determinado y similar, en territorios unidos por la misma cultura, idioma, poder político, etc. Por ejemplo, el Dracma de los griegos, de reciente desaparición, es anterior al Siglo V antes de Cristo.

Mucho del dinero que las empresas invierten en nuevos proyectos o en mejoramiento de maquinarias, etc. proviene del mercado de capitales, a través de la emisión de acciones u obligaciones negociables, que alguien puede estar interesado en adquirir, ante la posibilidad de obtener una renta de ello. 

Algo importante en la vida de las personas debería ser invertir sus ahorros generados por la actividad laboral, para asegurar a futuro una diversidad de necesidades que nos exige la sociedad en la que vivimos: la educación de nuestros hijos, comprarnos nuestra casa y/o nuestro auto, pensar en el retiro, etc.

Por ello, la inversión es una necesidad que debemos aceptar como tal, y entonces organizarla en forma efectiva.

Pues bien, para obtener una renta de una inversión, entre otras cosas, debemos estimar qué sucederá en el futuro con los mercados, ya que es conjuntamente con el factor tiempo, que podremos recibir un beneficio.

Pero el tratar de conocer el futuro, no es patrimonio de nuestro tiempo; el hombre desde sus inicios quiso conoce qué le deparaba el destino, y así hemos escuchado hablar de los brujos, las Pitonisas, los Oráculos, etc.

Conocer de antemano lo que sucederá en los mercados, es todo un arte; y que con instrumentos del análisis técnico y del análisis fundamental, podemos anticipar, con altas probabilidades de ocurrencia, lo que sucederá en los mercados de capitales.

Notar que digo altas probabilidades y no exactitud.

Todo lo que un inversor debería arriesgar en inversiones, se denomina capital de riesgo, que sería el dinero disponible que de perderlo no le produciría ningún perjuicio sobre el nivel de vida que esté llevando en la actualidad.

Buffet dice que para invertir con éxito no se necesita un coeficiente intelectual enorme, intuición empresarial o información privilegiada, sino que hace falta un marco teórico para la toma de decisiones (algo que puede aportarnos un asesor preparado) y una disciplina emocional que debemos aportarla nosotros.

Es mucho lo que se puede decir o escuchar acerca de qué activo es el ideal para invertir, pero quien está abocado a otro tipo de actividad no puede analizar toda la información existente al respecto.

La variedad de activos financieros en donde invertir es cada vez mayor, por ello es que aparecen en el mercado, los denominados Fondos Comunes de Inversión (F.C.I.), también llamados simplemente, Fondo de Inversión.

La diversificación es regla dorada de todo inversor, ya que cada inversión posee un determinado riesgo a cambio de obtener un determinado y posible, no seguro, beneficio.

No sólo hay que saber en qué invertir, sino, que hay que tener, lo que se conoce como “timing”, que sería la habilidad de saber elegir el momento oportuno de realizar dicha inversión y cuando es el mejor momento para retirarse de ella. Para esto hace falta, alguien que tenga conocimientos, preparación, etc., y así surgen estos instrumentos, donde el inversor se desentiende de la inversión y deja en manos de gente preparada y dedicada especialmente, para que le administre e invierta en lo que ellos consideran más conveniente.

Los FCI pueden ser especiales para aquellos que nunca invirtieron o para quienes no poseen el dinero suficiente para armar su propia cartera de inversión diversificada.

Para muchos inversores, es una alternativa viable. Gracias a ello un pequeño inversor puede acceder al mercado de capitales con poca cantidad de dinero.

Cada vez más, se presentan como una alternativa de inversión por la necesidad de potenciales inversores, en gran cantidad, que no sabían qué hacer con sus ahorros.

Algunas alternativas requieren de altos montos para poder participar de la inversión, caso bonos u Obligaciones Negociables, u operar con instrumentos derivados (opciones, futuros, etc.), que al ser muy volátiles, son operaciones de difícil participación por parte de un inversor novato.

Muchos ahorristas no poseen el tiempo, el conocimiento ni el interés en operar por su cuenta en dichos mercados.

Entonces, existe la posibilidad de que cada cliente encuentra el fondo que más se adecue a su perfil de inversor, y habiendo un equipo profesional que gestiona cada uno de los fondos, es así como esta forma de invertir, fue creciendo día a día.

Para quien se inicia es una manera fácil de invertir, para el inversor más sofisticado puede ser realmente aburrida; aunque obtener beneficios de una inversión no debería ser aburrido para nadie.

Los FCI, son instrumentos de ahorro e inversión con un portafolio diversificado de activos financieros, pertenecientes a distintas personas con derechos de copropiedad indivisa, conocido esto como cuota-parte.

Cualquier fondo puede estar constituido por plazos fijos, bonos, acciones, ON, metales, divisas, opciones, letras, dinero en efectivo, etc.

Al ser un monto considerable lo recolectado por un fondo, es mejor la colocación que puede realizar que la de un inversor individual.

Hay más de 300 FCI en Argentina, entre las diversas variantes que se presentan, la mayor parte pertenece a los distintos bancos existentes en nuestro país. En otros países, también son populares, como en EE.UU. donde el inversor puede elegir entre aproximadamente 8.000 fondos diferentes.

El fondo incorpora personas con objetivos de inversión en común y entrega a un tercero la administración del capital, para así intentar maximizar la rentabilidad y reducir el riesgo.

Los profesionales designados para la administración de cada fondo, deciden: en qué invertir, dónde, cuándo, cuánto, y hasta cuándo.

Cada fondo de inversión tiene objetivos de inversión diferentes, aunque todos tienen sus patrimonios formados por un conjunto de bienes que autoriza el órgano de fiscalización. Es como que hubiera un fondo para cada tipo de inversor.

Existe un reglamento de gestión de cada fondo y cuatro protagonistas: los inversores, la sociedad gerente (encargada de administrar el patrimonio, por cuenta y riesgo de los inversores; y recibe una comisión por la administración de dicho fondo, se gane o se pierda incluso); la sociedad depositaria (es el agente colocador de los fondos, controla el cumplimiento del reglamento de gestión), generalmente es una institución financiera diferente a la sociedad gerente. Es la que se encarga de pagar los rescates parciales o totales o sea, el retiro de dinero por parte de los ahorristas. Y es el responsable de garantizar la existencia y compatibilidad de las inversiones que realiza el fondo. Y por último, el órgano de fiscalización estatal, supervisa y controla la actividad de todos los FCI autorizados a operar.

El reglamento de gestión es el documento que define los objetivos de cada fondo común y regula su administración, pone límites a las inversiones en cada activo en particular, indica las causas para liquidación del fondo y las comisiones a percibirse; este reglamento debe ser aprobado por el órgano de fiscalización. A cada suscriptor de un fondo común se le debe entregar una copia del reglamento de gestión.

Los ahorristas podrán ver diariamente el valor de cada cuota-parte del fondo, así como periódicamente la composición de su cartera. Los fondos deberán exhibir su estado de resultados como su balance.

En general, existen comisiones de entrada y de salida, las primeras son menores, las segunda son algo más altas, para intentar retener los fondos de los clientes, lo más posible.

Además hay comisiones por resultado, más gastos para el normal funcionamiento del fondo, lo que lleva a un valor de la cuota-parte menor al del verdadero rendimiento obtenido por la inversión. Deberá estudiarse la letra chica de cada fondo antes de decidir invertir en alguno determinado.

El rescate, por parte del cliente inversor, se realiza a través de la sociedad gerente, la sociedad depositaria se encarga de enviarle el dinero solicitado a la sociedad gerente quien a su vez se lo entrega al inversor solicitante.

Podemos dividir los fondos, en Abiertos y Cerrados:

Los primeros no tiene tope de cuotas partes, se pueden comprar o vender las cuota-partes cuando se desee, es de mayor accesibilidad, no tiene duración predeterminada.

Los segundos, se comercializan al momento de su emisión por el agente colocador y luego se puede comercializar sólo entre inversores a través del mercado de valores. Tiene un número fijo de cuota-partes, menor accesibilidad, ya que debe encontrarse un interesado en comprar o vender las cuota-partes que posee para ingresar o salir, tiene fecha fija de vencimiento, y cotizan en bolsa.

Por su composición:

Pueden ser de Renta Variable: compuesto por acciones, con mayor rendimiento potencial a largo plazo, pero mayor riesgo.

Poseen comisiones más altas, por la dificultad que representa administrar los mismos. La rentabilidad está determinada por los dividendos de las acciones y por la variación de cotización de las mismas.

Puede el fondo especializarse en algún tipo de acciones, por sector, por país o continente, etc.

Fondos de Renta Fija: invierten en bonos y Obligaciones negociables, a corto, mediano o largo plazo. Tiene un nivel de riesgo menor al anterior, y dependerá su rentabilidad de la evolución de la tasa de interés y del índice de riesgo-país, y está dada por los cupones de interés cobrados y la diferencia de cotización entre el momento de la suscripción al fondo y el rescate.

También pueden especializarse por Horizonte de Inversión (títulos de corto, mediano o largo plazo), por países, continentes, etc.

Fondos de Renta Mixta: invierten en una cartera combinada de bonos, acciones, obligaciones, plazos fijos y cajas de ahorro. Muy diversificados, son intermedios entre la rentabilidad y el riesgo de los dos tipos anteriormente indicados.

Fondo de Plazo Fijo: invierten en colocaciones a plazo fijo en distintas entidades financieras. Obtiene una renta similar a los plazos fijos pero puede ser retirado en 24 horas, aunque la rentabilidad suele ser levemente inferior a las tasas de mercado por las comisiones y gastos existentes. Son de muy bajo riesgo, y siempre están devengando intereses o sea el valor de la cuota-parte siempre irá en aumento.

Fondo de Dinero: estos invierten en plazos fijos, cajas de ahorro, pases y cauciones bursátiles, letras, etc. Son de alta liquidez y bajo riesgo también, de muy baja rentabilidad, aunque sirven como alternativas a las cajas de ahorro comunes.

Fondos de Pensión: son similares a los anteriormente explicados, son ahorros a largo plazo y no se puede recuperar el dinero invertido salvo en caso de jubilación, invalidez, etc.

Ejemplo de carteras de Fondos de renta variable, de bajo, mediano y alto riesgo con sus resultados.

Cuadro silber

Los fondos pueden ser según su legislación, On-shore cuando se rigen por la legislación local o del país al que pertenece el inversor, en este caso, Argentina; o pueden ser Off-shore cuando se rige por leyes de otro país.

Otra clasificación sería, Fondos Activamente Administrados, donde los profesionales escogen y buscan las mejores alternativas de inversión; y los Pasivamente Administrados donde se determina de antemano en qué se invertirá, generalmente replican un índice adquiriéndose todos los activos incluidos en él; o sea, este fondo se limita a construir la cartera, no habiendo un esfuerzo en obtener mejor rentabilidad, pero tiene comisiones de gestión muy bajas.

Ventajas:

Puede el inversor diversificar su inversión con pequeños montos de dinero, y así promediar el riesgo; lo manejan especialistas avezados en análisis fundamental y técnico. Puede hacerse del dinero rápidamente; es accesible la suscripción para cualquiera, generalmente lo ayuda a realizar el trámite el empleado bancario. Puede adaptarse al perfil de cada inversor.

Le permite al pequeño inversor ingresar a mercados en los que solo no podría ingresar; hay fondos especializados en jugadores de Futbol, bolsas asiáticas, etc.

Desventajas:

Los gastos suelen ser altos: por gestión, administrativos, por comisiones por compra y venta, etc.; además puede haber fondos con comisiones por resultado, que se llevan una buena proporción de la rentabilidad.

Todos los fondos abiertos evalúan el valor de la cuota-parte al cierre de los mercados o sea, que durante todo el día se mantiene el mismo valor de cuota-parte que surge, de dividir el valor total de los activos del FCI por la cantidad de cuota-partes en circulación.

En los fondos cerrados, dependerá de la oferta y demanda de las cuota- partes del fondo, además del valor de los activos incluidos en su cartera.

La rentabilidad se determina por la variación del precio de las cuota-partes.

Antes de decidirse por un determinado fondo, se deberá definir el tipo de inversión que se quiera realizar: objetivos de rentabilidad, riesgos a asumir, horizonte de inversión, etc.

No hay que confiarse de fondos con resultados espectaculares en el año anterior, sino buscar un fondo con resultados consistentes, o sea, mantenidos en el tiempo; ya que esa espectacularidad no se volverá a repetir, seguramente. Deberemos desconfiar de fondos con rendimientos muy altos un determinado año, que no pudieron repetir en los anteriores o en los sucesivos, ver en qué invierten, si son en activos muy volátiles, si invierten en zonas geográficas de alto riesgo: países en conflicto bélico, inestables políticamente, subdesarrollados, etc.

Debemos diferenciar a los Fondo Comunes de Inversión de los llamados ETF´s (Exchange Traded Funds).

Son una canasta de acciones que refleja la composición de un índice, como puede ser el Nasdaq, el S&P 500, el Dow Jones, etc.

Sería como un FCI de renta variable, que se puede comprar y vender en tiempo real a lo largo del día.

Esto lo distingue de un FCI, el cual se compra con los valores del final del día del mercado. En los ETF´s las compras y ventas son entre los inversores y el fondo, mientras los FCI deben mantener una porción de sus activos en efectivo para proveer liquidez, y el inversor evaluar su costo de oportunidad al momento del rescate. Los ETF´s, se negocian entre los inversores como si fuera una acción, por lo que dichas transacciones no afectan al fondo.

Mucho más se podría decir sobre los ETF´s, pero lo estimo suficiente a los efectos de diferenciarlos de los Fondos Comunes de Inversión.

Un consejo final:

Quién esté interesado en participar de los mercados de esta manera, recomiendo, tomada ya la decisión, realizar la inversión con el máximo de dinero disponible (como capital de riesgo), y a medida que avance el tiempo, ir disminuyendo los montos aportados; así sean los resultados obtenidos espectaculares; más aún se puede volver a participar con una porción de los beneficios.

Por experiencia, el grueso de los inversores utiliza el proceso inverso, y esto puede llevar luego de un tiempo de haber obtenido buenos dividendos, a tener una pérdida grande que pueda consumirse lo ganado con anterioridad.

Nota:

Lo referido anteriormente a inversiones, no debe ser considerado como sugerencias de inversión por parte del autor.

La participación en los mercados financieros conlleva riesgos que deberá asumir quien intervenga en ellos.

La renta de capital de actividades financieras en el país, así como en el exterior está gravada fiscalmente, en la mayoría de los casos, por lo que deberán consultar con su asesor contable, como conformar dicha contribución de la manera correcta.

Bibliografía:

Erpen, M. y Stirparo, G. Introducción a los instrumentos de mercado. IAMC. 2005.

Gabriel, R. Generando riqueza, cualquiera sea su ingreso. Time & Money Network Ed./ Grafinor S.A. 2005.

Kiyosaki, R. y col. Guía para Invertir. Aguilar, Altea, Taurus, Alfaguara, S. A. 1º ed. 2005.

Mascareñas, J., López, J. y Borrego, A. Acciones, Bonos y Fondos de Inversión. Ed. Pirámide. España. 1998

Maza, Juan M. Artículos. www.jmmaza.com/articulos.htm (13/09/05).

Meli Mundi, José. Todo sobre la bolsa. Acerca del dinero. Los toros y los osos. Dolmen Ediciones. 2ºedición. 1996.

Olivo, S., Zuckovicki, C. y otros. Herramientas de Análisis para Inversión. IAMC. 2005.

Rodríguez, M. y García Fronti, J. ABC de Acciones y Bonos con Microsoft Excel. Omicron System S.A. 2002

volver

 

dinadentalricardoschaferripanonovacek

Última actualización: Martes 16 Agosto, 2016