Costos en Odontologia
Por el Doctor Nicolás José Ortiz

Este artículo ya fue publicado con anterioridad en la revista electrónica “Argentina Económica”, Newsletter nº 151.

Educación financiera para niños y jóvenes.
Dollar cost averaging y monto fijo inicial.

Dr. Mario N. Silber
mariosilber@speedy.com.ar

volver

Si alguien está comenzando a  ahorrar, existen dos buenas maneras de hacer crecer esos ahorros.

Históricamente, el primer método, ha venido obteniendo los mejores resultados para quien no es un experto inversor en finanzas.

Denominado en inglés, Dollar Cost Averaging, sería el ahorro de un monto en cuotas mensuales.

Nos referimos al ahorro sistemático en forma mensual, el cual mantendremos acumulativamente en el sistema financiero, a una tasa conveniente de interés.

Aquí todos los aportes son pequeños y dependen generalmente de la porción que se separa periódicamente del ingreso mensual, para llevar a cabo dicho ahorro.

Este método consiste en establecer una disciplina de incorporar a la inversión, todos los meses, o cada bimestre o trimestre, la misma suma de dinero cada vez.

Esa misma cantidad se aplicará al fondo de inversión determinado, a la inversión en renta variable o mixta, o al fondo de retiro privado que hemos contratado.

Algunas ocasiones podremos comprar más participaciones o cuotas-partes y otras veces menos.

De esta manera estamos promediando el valor de compra en el tiempo de este fondo o de estos valores en especial.

Incluso, podemos encontrar diferentes fondos, más aún en el extranjero; si el cliente desea utilizar este método, se le debita automáticamente de su cuenta dicho monto pre-convenido, y así el cliente no debe preocuparse de ir periódicamente a realizar el depósito.

Como ventaja, se verá en el tiempo que las correcciones que realizan los mercados, hacen comprar al inversor una mayor participación, por lo que en tiempos difíciles para los mercados, para él será una situación favorable.

El ahorro sistemático es lo acertado en los casos donde el factor tiempo corre de nuestro lado, siempre considerando un país con una economía estable que permita planear en un horizonte de largo plazo.

Aquí podemos ver el poder del ahorro, consistente en la conjunción entre una determinada tasa de interés y el largo plazo, para así lograr el crecimiento exponencial del capital.

Sabemos que el tiempo transcurre sin esfuerzo, y generalmente demasiado rápido; pero sí se requiere disciplina y perseverancia para encontrar una buena opción de inversión, y mantener dicha inversión en el tiempo, sin caer en la tentación de gastarlo antes de tiempo.

No me canso de decir, que para los jóvenes, el tiempo es el aliado natural que ellos poseen para el logro de este objetivo. Esta situación les permitirá a su debido tiempo, asegurarse un monto que pueda llegar a ser tan importante, que incluso les permita vivir de él.

 Aplicando este método durante 20 años, quien comenzara haciéndolo a los 18 años, por ejemplo, vería sus frutos a la edad de 38 años.

 Pasaré a comentar algunos ejemplos encontrados en libros o artículos. Deberemos considerar las características de cada caso en particular, así como las diferentes circunstancias de nuestro país con respecto a otros países, de donde se tomaron los ejemplos; así y todo, nos permite ver el potencial del ahorro y sus resultados.

Pueden obtener sus propios ejemplos, simplemente multiplicando, ya que el valor futuro es directamente proporcional a la cuota mensual de ahorro.

Con una tasa mensual del 0,5 %, al cabo de 20 años, US$ 1 se hubiera convertido en US$ 462. Y si lo ahorrado fueran US$ 30 entonces sería US$ 13.860.

Con una tasa del 1% mensual, y colocando un solo dólar por mes, en 20 años habrían acumulado US$ 989; si fueran US$ 30 entonces serían US$ 29.670.

Optar por una variante de mayor riesgo no lo será tanto en el tiempo, y su rendimiento será exponencial; y aunque en los 20 años no se consiguiera un promedio muy superior, igualmente los resultados serían más que interesantes.

Como ven, no estoy hablando de sumas mensuales imposibles para un trabajador o un profesional, e incluso para algún joven que tenga un trabajo como para pagarse sus estudios.

Con US$ 5 por día, y a una tasa del 10 % anual, estaríamos obteniendo:

En 10 años: US$ 30.727;

en 20 años: US$ 113.905; y

en 30 años: US$ 339.073.

Esto se produce debido al interés compuesto, y vemos a simple vista lo beneficioso que puede ser.

Quiero aclarar sobre este punto.

Cuando alguien realiza una colocación de dinero, recibe una compensación por no disponer de dicho capital por un tiempo determinado; esta se obtiene en forma diferida y es conocida con el nombre de interés.

Este interés se determina mediante un cálculo que tiene en cuenta el capital prestado y el plazo que transcurre hasta su restitución.

El interés puede ser simple o compuesto. En el primer caso los intereses generados en un período no incrementan el capital del siguiente período, o sea, el importe de interés percibido es constante en cada período.

En el segundo caso, al terminar cada período se incorpora el interés al capital del siguiente período, o sea, que se irá acumulando el interés al capital, para al siguiente período percibir el interés sobre ese nuevo monto y así sucesivamente.

O, si pudieran ahorrar el 10 % de sus ingresos, algo que podrá parecer difícil, pero no imposible, estamos hablando de aproximadamente $10 por día o sea, $300 mensuales los ahorrados, sobre un ingreso promedio de $ 3000 al mes; en este caso al cabo de 30 años y a una tasa de interés del 12 % anual, tendríamos una cartera de inversión de $ 1.048.500, que nos permitiría recibir una renta de $ 125.820 por año como para vivir holgadamente a partir de ese momento, o sea $10.485 por mes. Mejor que una jubilación de las actuales, ¿o no?

Un ejemplo, quizás un poco exagerado, pero que no deja de servir como tal, para ver el potencial que posee el ahorro.

El fondo de inversión más antiguo de los estados Unidos de Norteamérica, es el Massachussets Investors Trust Fund, que se inicia en 1924, y su rendimiento anualizado es de 10,67 % (por debajo de los rendimientos obtenidos por nuestras AFJPs en sus 11 años de existencia); si alguien hubiera invertido en ese fondo de a US$ 100 por mes, hasta el año 2004, la cantidad por él invertida sería de US$ 90,000 en esos 80 años transcurridos; y aproximadamente el valor de su cartera en el 2004, estaría en los US$ 24.000.000.

Incluso se considera el período de la depresión del 29; y crisis como aquella es difícil, por lo menos en EEUU., que vuelva a ocurrir.

Monto Fijo Inicial:

Este 2º método de ahorro, a diferencia del anteriormente comentado, supone destinar un monto determinado inicial y mantenerlo colocado en el sistema, durante un lapso prolongado y a una tasa de interés conveniente.

Aquí no estamos considerando aportes adicionales, ni mensuales ni ocasionales; sino que sería el caso donde el inversor recibe una cantidad importante de dinero; por herencia, venta de alguna propiedad, ahorros acumulados, etc.; y desea hacer con ella algo más que gastarla en forma inmediata.

Como ejemplo, US$ 1 a una tasa del 0,5 % mensual, y a 20 años; el resultado sería de US$ 3,5.

Si el monto inicial fuera de US$ 100.000, obtendríamos US$ 350.000; como ven es proporcional.

Si la tasa obtenida en promedio fuera del 1 % mensual real, al cabo de 20 años, US$ 1 serían US$ 11; aplicando el ejemplo anterior, con US$ 100.000 iniciales tendremos una cartera con US$ 1.100.000.

Les puedo contar sobre el caso del Fondo de Inversión “Quantum”, creado por el financista George Soros.

Quien al comienzo, confió en dicho Fondo e invirtió US$ 10.000, sin tocar ni agregar nada al mismo, al cumplirse el Décimo Aniversario del Fondo, hubiera podido retirar más de US$ 1.000.000.

Este Fondo, muy conocido por pertenecer a uno de los más grandes especuladores financieros de la actualidad, mantuvo un promedio de rentabilidad del 35 % anual acumulativo desde su creación. 

Si quisiéramos saber, con este método de ahorro, cuanto tiempo necesitaríamos esperar para ver duplicado nuestro capital, o que tasa deberíamos recibir para que ese capital se duplicara en una determinada cantidad de años, una simple fórmula que podemos utilizar es la llamada, Regla del 72.

Si se divide 72 por una tasa de interés determinada, se obtendría cuantos años tardaremos en duplicar el capital; ahora si se divide 72 por los años que desea esperar para ver ese monto duplicado, obtendrá la tasa de interés que deberá percibir para lograrlo.

72 / tasa de interés = años requeridos para duplicación del capital.

72 / años para duplicar el capital = tasa de interés que debe recibir.

Recordemos que para reducir el riesgo en las inversiones de renta variable (acciones, etc.), debemos mantener las mismas por largo tiempo.

El ser humano tiende a querer ver los resultados inmediatamente, pero las expectativas de vida en la actualidad, nos da la posibilidad de contar con el  tiempo necesario para concretar nuestras aspiraciones. Y así, en el plazo de 20, 25 ó 30 años; ver los resultados de aquella disciplina aplicada.

Bibliografía:

Gabriel, Rennie. Generando riqueza, cualquiera sea su ingreso. Time & Money Network Ed./ Grafinor S.A. 2005.

Maza, Juan M. Artículos. www.jmmaza.com/articulos.htm(27/08/05).

Meli Mundi, J. Todo sobre la bolsa. Acerca del dinero. Los toros y los osos. Dolmen Ediciones. 2ºedición. 1996.

Kiyosaki, R. y col. Padre rico, padre pobre. Time & money Net work editions.12º reimpresión. 2003.

Kiyosaki, R. y col. Guía para Invertir.

Aguilar, Altea, Taurus, Alfaguara, S. A. 1º ed. 2005.

Rodríguez, M. y García Fronti, J. ABC de Acciones y Bonos con Microsoft Excel. Omicron System S.A. 2002

volver

dinadentalricardoschaferripanonovacek

Última actualización: Martes 16 Agosto, 2016