Costos en Odontologia
Por el Doctor Nicolás José Ortiz

Educación financiera, ¿para qué?

Dr. Mario N. Silber
mariosilber@speedy.com.ar

volver

Cuando sondeamos a los colegas o a los amigos sobre educación financiera, muy pocos reconocen haber recibido algún conocimiento o información sobre el tema en su juventud.

Hoy día parece que sigue siendo por estas tierras, un tema tabú como en aquellos tiempos.

Nuestra sociedad parece despreciar  el conocer sobre finanzas, dinero, ahorro, etc.; pero sin embargo, siempre se necesita de ellos para llevar una vida normal en la sociedad actual.

De adultos debemos desenvolvernos en el medio que nos ha tocado vivir, sin dejar de tenerlo en cuenta. Cada vez que compramos algo para cenar, los impuestos que nos llegan a domicilio, los libros de los chicos, las vacaciones, nuestras actividades, nos adentran en el mundo del dinero y todo lo que lo circunda; mal que nos pese.

No parece muy lógico, aprender recién a los 30 o 35 años, lo que es un crédito con cuotas amortizables bajo sistema francés, o que es una hipoteca, o como generan intereses las tarjetas de crédito, etc.

La Internet y la denominada “nueva economía”, introdujo al mundo de las finanzas a un número cada vez mayor de inversores.

En EE.UU. Se realizó una encuesta sobre ello, con los siguientes resultados:

“El 82 % no había escuchado nada sobre la “nueva economía”.

De los que sí oyeron hablar sobre ella, sólo el 28 % podía relacionarla con la tecnología y las acciones tecnológicas.

Más del 52% desconocía o tenía limitaciones en como invertir o tomar decisiones adecuadas sobre finanzas.

Un 42% escuchó consejos de familiares o amigos y un 39% decidieron seguir ese rumor.

Los jóvenes tenían mayores expectativas de rentabilidad: 27%  anual, entre los 18 y 23 años, y con más de 60 años de edad, se conformaban con un 16 % anual”

Estos datos me llevaron a pensar en la importancia de adquirir conocimientos en temas de inversiones.

Desde tiempos remotos el hombre obtuvo como contraprestación por entregar su dinero a alguien por un tiempo, una proporción adicional a su préstamo que fue llamado: interés.

Hoy día y luego de casi 6000 años, hay quienes todavía, lo consideran algo malo.

¿Dónde estaríamos si esto no existiera, donde estaríamos si ese préstamo no se debiera pagar?

La evolución de nuestra especie, está relacionada con préstamos para invertir en grandes obras para la humanidad, avances tecnológicos que requirieron de inversiones, el confort actual, etc.

Ahora, si quizás solo 2 personas de cada 10 conocen desde su infancia, algo sobre finanzas, difícilmente se puedan desenvolver en su adultez como corresponde.

Los grandes financistas del mundo actual, no tienen títulos de Master en Finanzas, ni son economistas, sólo son personas que aprendieron a manejarse con el dinero; y que se les enseñó a respetarlo.

Veo día a día que se trata de incorporar en la gente la concepción de que el dinero es malo, que cobrar intereses son prácticas amorales, etc.; ya sea a través de los medios de comunicación, por las escuelas, por personalidades del quehacer cotidiano, etc.

¿Nunca se plantearon por que los países desarrollados eran ricos y los nuestros pobres o,  siempre en vía de desarrollo?, ¿cómo ven esos países a los ricos y a la riqueza, que dicen de ellos sus autoridades políticas, religiosas, culturales, etc.

¿Qué dicen en nuestro país, nuestros líderes, y en el resto de América latina?

¿Piensan que es culpa de los países del 1º mundo, que estamos así?

Pues bien, no quieran engañarse con la retórica de que tener dinero, es por haberlo robado, o es indigno, o que la pobreza es culpa de los ricos, o que si tiene plata seguro en algo raro anda, y etc., etc., etc.

En la mayor parte de los casos, nada de esto es verdad; incluso conozco cantidad de casos donde gente rica ha destinado más dinero a la caridad con fines sociales, que incluso los propios gobiernos que deben hacerlo como obligación. Y no debemos pensar en países del norte, acá en Argentina sucede lo mismo.

Lo primero que debemos aprender, es el poderosísimo valor del ahorro.

Quien gasta más de lo que gana, seguramente terminará con grandes problemas financieros, como le pasó a Argentina; la diferencia está en que ningún país se suicida, ni tampoco le rematan su territorio; pero a las personas sí les pueden suceder dichas cosas.

Si mi ingreso mensual es de $ 1.000, mis gastos deberían ser inferiores a $900 o $ 950, sino mi futuro se verá sin posibilidades de planificar o soñar nada, quizás sólo pueda subsistir.

Si bien es difícil tener un férreo control sobre los gastos, no es tarea imposible y será más fácil lograrlo si se poseen metas definidas y con plazos determinados de antemano.

Quien posee un cierto nivel de ahorros, tendrá disponible una cantidad de oportunidades que quien no lo tiene, jamás las tendrá.

Así pues, el ahorro, conjuntamente con el tiempo (en lo posible, un largo plazo), más ciertos conocimientos sobre inversiones, le permitirá construir un futuro mejor que sólo con el esfuerzo del trabajo.

“No es rico, quien gana más sino quien ahorra más”, y algo similar decía B. Franklin.

Se dice que “el ahorro es la base de la fortuna”; y también es la plataforma de despegue de las inversiones, ya que podemos obtener dinero para invertir y acrecentar nuestro capital de otras formas, pero ésta es la forma más genuina y la que recomiendo.

El trabajo es algo que nos dignifica y el dinero percibido por ello, es el premio a nuestra dedicación, controlar los gastos es guardar parte de ese premio para más adelante, como el niño que guarda algunos caramelos para más tarde, él podrá disfrutar de ellos, cuando los otros niños ya no tengan más caramelos para comer; y el placer que sentirá, seguramente será mayor.

Todo lo que se ahorra, se convertirá también en consumo, pero en el futuro, o sea, que la situación del ahorro es temporal, y debemos pensar en ello de este modo, para hacernos más fácil realizarlo; por lo que no debería producirnos tanto esfuerzo ahorrar, incluso poniendo fechas y metas para disponer de esos ahorros a plazo fijo determinado.

El sistema financiero nos permite en la actualidad dos opciones: o “ganar” intereses o “pagar” intereses.

De la 1º forma podemos acrecentar lo ahorrado por nosotros mediante ese interés percibido, y poder luego reinvertirlo para obtener mayores retornos. A diferencia  de quien “paga” intereses, cada vez sus gastos al respecto serán mayores, sea por la famosa tarjeta de crédito, por préstamos prendarios, por tomar otro crédito para cancelar uno anterior, u otras variantes de endeudamiento; se seguirá generando deudas y cada vez más deudas. ¿No les suena conocido?, ¿No le pasó esto a alguien conocido, o a algún país que conocemos de cerca?.

Si pretendiera libertad financiera, independientemente del ingreso que tenga en la actualidad, deberá anotarse entre quienes comulgan la 1º opción, o sea, “ganar” intereses al sistema financiero.

Está demostrado que cualquier persona con ingresos por su trabajo, ya sea independiente o en relación de dependencia, no cambiaría su forma de vivir, si separara todos los meses una pequeña porción de sus ingresos, no más del 5 y el 10 %.

Y ese esfuerzo repercutiría en el futuro, con sumas de dinero acumuladas que le permitan realizar sus sueños o darse sus gustos, y de contado, por más costosos que hoy le parezcan.

¿Imagina qué resultados tendría en 20 años si todos los meses pudiera separar ese 5 ó 10 % del ingreso personal?.

¿Y pensó en su retiro?, ¿Confía en que su caja profesional o su AFJP o nuestro Estado nos dará una jubilación digna?. La situación actualmente no está que digamos muy bien, como piensa que mejorará en el futuro habiendo mayor expectativa de vida, o sea, que habrá más gente jubilada, deberán aportar más dinero mensualmente los trabajadores activos, para cubrir esas futuras jubilaciones ¿piensa realmente que todo se solucionará más adelante?

Sólo Ud. podrá armarse un retiro digno, independiente de lo que le pueda dar el Estado o las cajas; y no es tan complejo como parece, sólo debemos tener: tiempo y ahorros. Hay un tercer elemento que sería saber como hacer crecer esos ahorros en el tiempo, pero ésa es la parte más fácil, y lo explicaremos más adelante.

Cada compra financiada que realicemos, produce ciertos beneficios para diferentes personas o entidades: la empresa que es dueña de la tarjeta, el banco emisor, el negocio donde se realizó la compra con su recargo, además de tener la carga de impuestos de gobiernos provinciales y/o nacionales, más un mínimo beneficio que perciben los dueños del sistema de información de la tarjeta, más el costo proporcional de la “maquinita” que el comerciante tuvo que comprar o tomarla en comodato.

¿No son demasiados los que mantenemos cada vez que compramos a crédito? ¿No tenemos ya una familia que mantener?

¿Alguien piensa que el crédito es un aumento de nuestro poder adquisitivo?

¡Ah!, Por que es sólo una deuda más que estamos generando.

Ser financieramente libre le permitirá planear con tranquilidad lo que desea para Ud. y los suyos; no depender de los vaivenes “emocionales” y económicos de nuestro país, de los reclamos salariales, de los aranceles de las Obras sociales, etc.

Estas son algunos de los motivos, que a mi entender, son la razón para empezar a conocer sobre finanzas e inversiones, y así poder tomar el control económico de nuestras vidas.

Bibliografía:

Carlino, B., Macroeconomía al alcance de todos. Ed. Macchi. 1999.

Erpen, M. y Stirparo, G. Introducción a los instrumentos de mercado. IAMC. 2005.

Escuela de Traders. Emprendimiento y Análisis Financiero.

www.escueladetraders.com .3º etapa. 2004

Gandur, A. Microeconomía al alcance de todos. Ed. Macchi. 1999.

Garvie, A. y Sanyú. Economía para principiantes. Ed. Era Naciente. 1º edición. 2002.

Kiyosaki, R. y col. Padre rico, padre pobre.

Time & money Net work editions.12º reimpresión. 2003.

Kiyosaki, R. y col. Guía para Invertir.

Aguilar, Altea, Taurus, Alfaguara, S. A. 1º ed. 2005.

Maza, Juan M. Artículos. www.jmmaza.com/articulos.htm (27/08/05).

Meli Mundi, J. Todo sobre la bolsa. Acerca del dinero. Los toros y los osos. Dolmen Ediciones. 2ºedición. 1996.

Rennie, Gabriel. Generando riqueza, cualquiera sea su ingreso.

Time & Money Network Ed./ Grafinor S.A. 2005.

Ribeiro, L., El éxito no llega por casualidad. Ed. Urano S.A. 1993.

volver

 

dinadentalricardoschaferripanonovacek

Última actualización: Martes 16 Agosto, 2016