Costos en Odontologia
Por el Doctor Nicolás José Ortiz

Honorarios profesionales

Definimos Honorario como la ganancia neta que le debe quedar al profesional luego de descontar de sus ingresos, todos los costos que debió cubrir, para cada práctica.

Luego, sumando los Costos Totales + Honorarios, relacionados con los Tiempos de Atención que insume cada práctica, se obtendrán los Aranceles.

Como afirmo en mi trabajo de investigación “Costos en Odontología” (ver en solapa Desarrollo) el tema Honorarios es el más subjetivo de todos, es el más opinable. En definitiva termina siendo, aunque cueste reconocerlo, una simple cuestión de mercado como lo amplío más abajo.

En mi estudio de Costos y Aranceles en Odontología, realizado con Excel, los valores que utilizo para entender cómo se conforman los Aranceles, son absolutamente hipotéticos, sólo respeté como punto de partida en la categoría menor – la A – la postura que impulsó la CORA en su trabajo sobre Costos del año 2002, en donde proponía que la ganancia neta de un odontólogo debía ser el doble del costo de una canasta familiar para 4 personas. Obviamente, esta determinación es también arbitraria, pero es útil a los efectos prácticos de este Estudio de Costos.

Pero entonces, ¿qué parámetros se deben tener en cuenta para determinar los Honorarios de un profesional?

punto En 1º término se debe recordar que el Valor / Hora del Honorario se calcula dividiendo la ganancia neta mensual a que se aspira, por las Horas de Atención previstas en el mes.

cuadro honorarios

punto La ganancia neta mensual a que aspira cualquier odontólogo, está en relación con sus necesidades personales, pero indudablemente, es una cuestión de mercado. En un país en crisis como el nuestro sólo una minoría puede sentirse satisfecho con sus Honorarios.

punto La sobre abundancia de oferta de mano de obra en relación con la demanda actual por servicios odontológicos, juega un rol fundamental, en la regulación de los Honorarios.

punto En las actuales circunstancias, aún con un Honorario mínimo insuficiente, existen muchos colegas que igualmente aceptarán los convenios ofrecidos, obviamente por estar desocupados o sub ocupados. Sin embargo, aprovechar esa situación por parte de las empresas atentará sin dudas con la calidad de los servicios ofrecidos a sus afiliados. Y esa baja calidad en la atención concluirá en un gran aumento de costos a través del tiempo.

punto Si tenemos en cuenta que la cantidad de horas semanales o mensuales que los odontólogos pueden dedicarle a la atención del público, sumado a que las necesidades personales de cada uno van variando a través del tiempo, y son distintas entre todos los odontólogos, se podrá comprender que la política de un Arancel único adoptado por la casi totalidad de los sistemas de atención, es una de las principales causas de las distorsiones que observamos en la atención de los pacientes, como también es la principal causa del desaliento que existe en la actualidad para invertir en capacitación.

punto Los odontólogos son uno de los pocos trabajadores del país que sufren la injusticia del Arancel Único. Tengamos en cuenta que hasta nuestro personal auxiliar tiene un reconocimiento, aunque tan sólo sea por su antigüedad. Otros profesionales han conseguido una diferencia en sus Honorarios, como por ejemplo, los médicos suelen tener hasta 3 Categorías, para diferenciar a los especialistas en relación a los que no se han capacitado de igual manera. En la provincia de Buenos Aires, los bioquímicos han conseguido la Categoría de “Laboratorio Acreditado”, a los cuales se les reconoce una diferencia en los Aranceles. Así podríamos seguir una lista interminable de todos los sectores de actividad laboral, en donde – lógicamente – se reconocen las diferencias.

punto En relación a la cantidad de horas disponibles para la atención del público, hay que tener en cuenta que también está influido por muchos factores. Entre ellos, mencionamos la curva biológica natural, que hace que en los primeros años de la profesión se tiene todo el vigor lógico para atender gran cantidad de horas (dependerá por supuesto de la cartilla de pacientes que tenga, pero ese es otro tema), en contra de lo que sucede en los últimos años de la profesión, en donde el agotamiento físico y mental nos obliga a reducir drásticamente esos horarios.

punto Los especialistas también disponen de mucho menos tiempo para la atención de su consultorio, dadas sus actividades docentes y de investigación.

Ejemplo: Para lograr una misma ganancia mensual de $ 4000, ¿cuál debería ser el valor-hora del honorario, para diferentes odontólogos? Ejemplos:

Odontólogo A: 5 años de profesión, 28 años de edad, 200 horas de atención mensual
Valor Hora de su Honorario: $ 20

Odontólogo B: 20 años de profesión, 43 años de edad, 160 horas de atención mensual
Valor Hora de su Honorario: $ 25

Odontólogo C: 35 años de profesión, 58 años de edad, 120 horas de atención mensual
Valor Hora de su Honorario: $ 33,34

Observemos que esta diferencia que surge en el valor hora del honorario, contempla sólo la caída de productividad que tiene un odontólogo por el simple paso del tiempo.

punto Si le agregamos ahora otras consideraciones elementales en la valoración del trabajo de cada odontólogo, como por ejemplo la calidad del servicio, veremos que la práctica realizada por un especialista (ej.: un tratamiento de conducto) no puede valorizarse igual que la misma práctica realizada por un colega de mucho menor experiencia. Obviamente, un especialista logra reducir en forma significativa los Tiempos de Atención gracias a su capacitación, y este hecho es lo único que le permite hacer una diferencia económica en la actualidad. Pero no responde a ninguna lógica, y representa una situación injusta, que la única valoración que consiga en su trabajo, sea la de poder atender más pacientes por día, en lugar que sus prácticas valgan más individualmente.

punto En este sentido, también hay que tener en cuenta que los especialistas, como también aquellos colegas que se dedican a la docencia o investigación, tienen semanalmente varias horas cátedra, normalmente mal valorizadas (si no gratuitas), que le restan horas de atención en su consultorio, por lo que –nuevamente- deberían compensar con un mayor valor-hora de su atención clínica.

punto En resumen, un valor/ hora creciente a lo largo de la carrera de un profesional, no significa ni garantiza una mayor ganancia mensual, pero genera una suerte de justicia y aliento a la capacitación y reconocimiento a la trayectoria de un profesional. Además le permite a todo odontólogo en los últimos años de su carrera, disminuir el volumen de pacientes a atender, sin que disminuya su ganancia.

punto Esta situación tiene como beneficio adicional que se le da más oportunidad a los odontólogos jóvenes a que se incorporen al mercado laboral. En cambio, en la actualidad, sucede todo lo contrario, los odontólogos de muchos años de ejercicio profesional deben acaparar cada vez más pacientes para satisfacer sus necesidades económicas crecientes, no pudiendo disminuir sus horarios de atención, comprometiendo así su estabilidad psicofísica.

punto En resumen, la política de Honorario / Hora creciente es la base de la llamada Categorización Profesional.

La Categorización Profesional es el camino idóneo para lograr un cambio en los Sistemas de Atención. Muchas Instituciones se han manifestado a favor de la Categorización (Ver Categorización Profesional en “Temas Institucionales”) pero nunca se tuvo la decisión política de producir el cambio.

Debe entenderse que elaborar una Estructura de Aranceles por Categorías, es la solución para resolver los problemas presupuestarios que hoy pueden estar padeciendo las empresas.

La Categorización Profesional no es un problema para las empresas, es una solución.

La condición fundamental para que la Categorización Profesional sea conveniente para las Empresas, es que se reglamente correctamente, que a través de las normas de categorización, se logre una pirámide profesional lógica – coherente.

En el programa Excel que desarrollé contemplé 4 categorías profesionales (tal cual la reglamentó el Distrito 1 del Colegio de Odontólogos de la provincia de Buenos Aires en su oportunidad), aunque este número de Categorías puede ser variable.

Cat. A es la inicial para todo profesional. En la medida que cada odontólogo pueda certificar su capacitación o su actividad docente o de investigación (en definitiva su trayectoria) sumará puntos que le permitirán acceder a una categoría mayor. Los años de profesión también le permiten sumar puntos (aunque no es el principal ítem) pues debe considerarse la importancia que tiene la experiencia en nuestro ejercicio profesional. En todos los casos el cambio de categoría no es obligatorio, ya que si bien el odontólogo puede acceder a un mayor arancel, el aumento de categoría le puede acarrear un mayor número de obligaciones, o a una cobertura parcial por parte de la obra social, o cual puede no convenirle. La Cat. D está reservada para especialistas o quienes hayan logrado su doctorado.

Las normas para categorizar a los profesionales pueden ser motivo de debate, es un tema muy opinable. Las lógicas limitaciones de los colegas del interior para actualizarse o capacitarse deben ser tenidas en cuenta para establecer las pautas de la Categorización.

En relación al apoyo que he brindado a la idea de Categorización Profesional, es mi obligación remarcar los antecedentes de esta propuesta.

Fueron muchas las Instituciones representativas de la profesión que imaginaron –acertadamente – que había que defender y alentar la valorización del recurso humano.

C.O.R.A.

En octubre de 1994 la C.O.R.A. desarrolló el Programa Nacional de Garantía de Calidad de la Atención Odontológica. Dijo en esa oportunidad:

punto “La C.O.R.A. ha considerado de interés prioritario a la jerarquización de la profesión; se podría decir que es el objetivo máximo y permanente de las instituciones”

Continuaba luego:

punto “...es necesario ofrecerle a la población un recurso humano altamente capacitado, con la mejor infraestructura posible”.

Afirmaba después:

punto “ Una vez analizado el cuadro de situación, el criterio adoptado en el desarrollo de este Programa fue categorizar los recursos humanos, y la capacidad instalada”.

En relación a la Categorización del Recurso Humano, la C.O.R.A. marcaba acertadamente:

punto "Se ha tenido en cuenta no sólo la antigüedad, que hace a la experiencia tan meritoria en nuestro trabajo, sino también a la capacitación que es la fuente principal del conocimiento. El presente trabajo contempla todas las actividades de actualización científica y el Currículum Vitae de cada profesional. Es así como se verá reflejada una diferencia entre aquel profesional recién recibido, apto para la actividad profesional, con aquél que en el transcurrir del tiempo se actualiza permanentemente buscando brindarse de manera óptima en su trabajo, combinando la sabiduría de la experiencia, con el saber. Es imprescindible reconocer y motivar a aquellos que transitan por esta senda”.

Finalizaba esta introducción diciendo:

punto "Somos concientes que la Categorización del Recurso Humano puede ser modificado en la medida que se presenten las circunstancias, pero es un gran paso que se ha dado ya que parte del consenso general de las Instituciones”

Colegio de Odontólogos de la Pcia. de Bs. As. Distrito 1

El Distrito I del Colegio de Odontólogos de la Provincia de Buenos Aires decía en varios boletines:

punto Julio 1997: “Se realizan reuniones con los integrantes de la AOB (Agremiación Odontológica de La Plata, Berisso y Ensenada) y de la SOLP (Sociedad Odontológica de La Plata) –ambas entidades gremiales actuantes en este Distrito -. Nos mueve la decisión de compartir con ambas Instituciones la formación de una comisión donde puedan trabajar todos en conjunto con esta colegiatura para concretar la Categorización Profesional como una opción ineludible” (¡¡¡!!!)

punto Agosto 1997: “...uno de nuestros principales compromisos fue el de impulsar la Categorización Profesional. Continúan en la Sede del Colegio las reuniones interinstitucionales con miembros de SOLP y AOB con el objetivo de obtener las más transparentes normas para la implementación de la Categorización del ejercicio profesional”

punto Noviembre 1997: “Se ha puesto en marcha la Categorización Regional realizada por este Colegio junto a la SOLP y la AOA. Se recibirán las planillas a partir del 10-Nov-97, según el siguiente cronograma...”

Sociedad Odontológica de La Plata

Además, la Sociedad Odontológica de La Plata dijo sobre Categorización Profesional en sendas notas editoriales de su Revista:

punto Revista nº 20 – 1998: “...desde estas páginas instamos a los colegas hacia su educación continua y permanente como fuente de reaseguro profesional. Por ello impulsamos conjuntamente con el Colegio de Odontólogos la Categorización Profesional, y estamos dispuestos a abrazar los nuevos desafíos de la Acreditación de los consultorios”

punto Revista nº 27 – 2001: “Los tiempos que corren necesitan de grandes voluntades inquebrantables dispuestas a trabajar para el desarrollo de la profesión, para recuperar en nuestros consultorios la rentabilidad que paulatinamente se ha ido perdiendo. Pensamos desde siempre que no existe mejor llave de éxito profesional que la educación continua y permanente (pilar fundamental de la Entidad). Sin lugar a dudas nuestro prestigio profesional nos permitirá aumentar nuestra inserción laboral en el mercado (¡¡¡¡!!!!). El problema es cómo hacer que las OOSS y empresas de medicina prepaga transformen ese reconocimiento que realizan sus afiliados en honorarios para nuestros prestadores...”

Estas afirmaciones – a mi entender – marcaban el camino idóneo para resolver los problemas ya existentes (ahora agravados) en el ejercicio profesional de la odontología. Lamentablemente, tal como nos sucede en muchos campos, las propuestas que hacen las Instituciones son brillantes, pero que luego no se ponen jamás en práctica.
El camino de la Categorización Profesional es un ejemplo de esta realidad.

punto ¿Cuántas veces hemos escuchado que debemos luchar por jerarquizar la profesión?

punto ¿Cómo se puede jerarquizar la profesión si no es reconociendo la trayectoria de sus integrantes?

Reitero: Se podría seguir con los ejemplos, pero la realidad es que los Sistemas de Atención con un único Arancel igual para todos los profesionales, desalientan absolutamente el esfuerzo personal, y premia al que menos invierte en la profesión.

Como se puede deducir de todo lo detallado más arriba, el tema Honorarios es muy complejo, y debe ser muy opinable. Por todo ello, se le debe dedicar un espacio importante en la determinación de los Aranceles Odontológicos.

Dr. Nicolás J. Ortiz
dr_ortiz@costosenodontologia.com.ar

volver

dinadentalricardoschaferripanonovacek

Última actualización: Martes 16 Agosto, 2016